Saltar al contenido

Recetas de Esmaltes Cerámicos

Esmaltes para ceramica, Esmaltes para ceramica, formulas de esmaltes ceramicos de baja temperatura, esmaltes cerámicos fórmulas

Si te gusta la alfarería y el trabajo con torno alfarero seguro te habrás preguntado ¿cómo mejorar el aspecto de los trabajos en cerámica? La solución es fácil: mediante recetas o fórmulas de esmalte cerámico.

Ey, antes de ver los distintos esmaltes, ¿has visto este torno alfarero por menos de 200€?

El esmaltado en cerámica sirve para varios propósitos:

  • Por un lado agrega un recubrimiento seguro y de sellado a las piezas que elaboras, cerrando el poro y haciéndolas, entre otras cualidades, impermeables.
  • Por otro lado se mejora el acabado, dando mayor vistosidad a las piezas de cerámica gracias a a la amplia gama de mezcla de colores.

Las posibilidades de esmaltado no tienen límites, de la misma forma que las técnicas y patrones que se pueden crear con ellas. El esmaltado convierte un producto ordinario en una obra de gran belleza.

Por ello, en esta página vamos a mostrarte los distintos tipos de esmaltes y te aportaremos una guía que debes tener en cuenta a la hora de hacerlos.

Tipos de Esmaltes Cerámicos

Para comenzar, es importante que sepas que el esmalte cerámico es el resultado de la unión de uno o varios óxidos metálicos básicos con la sílice. En ocasiones se une con bórax anhidro, teniendo como resultado silicatos o boro silicatos por fusión a diferentes temperaturas.

A lo hora de elegir un esmalte, en esencia, estos se clasifican en dos tipos: el esmalte brillante y el mate. Luego existen variaciones hechas a través del tiempo que han generado nuevos tipos de esmaltados, si bien no dejan de ser variaciones de estas dos.

Esmaltes brillantes

Estos esmaltes crean una superficie muy brillante y reflectante. Su uso habitual suele ser en cerámica decorativa.

Esmaltes mates

Es opaco y no refleja la luz. El esmalte en sí es bastante transparente o traslucido, pero sin apenas brillo. Según las distintas combinaciones pueden lograrse varios niveles de opacidad.

Guía, ¿cómo preparar esmaltes de cerámica? 

En la actualidad se acostumbra a usar esmaltes cerámicos de fácil aplicación. Te comentamos a continuación los más usados.

1.- Esmaltes en suspensión

Este tipo de esmalte es el preferido por los ceramistas en la actualidad principalmente por su facilidad de uso. Estos barnices vienen ya preparados para usarse, lo que los convierte en un esmalte muy práctico cuando se elaboran piezas en gran escala debido a que se logra un acabado por igual (y de gran calidad) a todas las piezas.

2.- Esmaltes en polvo

Estos necesitan ser mezclados con agua en una proporción que suele oscilar (aproximadamente un 60% esmalte y un 40% agua) hasta conseguir una pasta medianamente densa.

Tanto los esmaltes en suspensión como en polvo se comercializan para alta temperatura (cocción por encima de 1.200ºC) y baja temperatura (980ºC y 1.080ºC). Aunque habitualmente se encuentra más variedad en alta temperatura (colores vivos, gamas, etc.) no siempre tiene porqué ser así, si bien es importante que tengas en cuenta esta característica a la hora de dar el acabado a tus piezas.

3.- Esmaltes metalizados

Este tipo de esmalte da un acabado especial a las piezas, siendo su uso habitual en engobes sobre piezas crudas o bizcochadas.

4.- Fórmulas a medida

Por lo general, a todo aquel que le gusta la alfarería le gusta probar y experimentar con esmaltes, si bien para ello es necesario tener en cuenta algunos aspectos. Por este motivo, en el próximo apartado te contamos las distintas bases a partir de las cuales obtener distintos esmaltes.

Fórmulas para la preparación de esmaltes para cerámica

Te mostramos a continuación las principales bases de fórmulas para la preparación de esmaltes para cerámica (estas son ideales, aunque no exclusivas, para la preparación de Raku):

Esmalte de base trasparente alcalina:

Su fundente principal es un alcalino. Son de alta dureza y suelen agrietarse superficialmente por lo que suelen ser usados para craquelados.

  • 90% Frita alcalina
  • 5% Cuarzo
  • 5% Caolín

Esmalte de base transparente plúmbica:

Hechos con una base de plomo (por lo que nunca deben usarse como útiles del hogar o en contacto con alimentos) son esmaltes fusibles, con alto brillo y que permiten ser coloreados con multitud de óxidos colorantes.

  • 85% frita plúmbica
  • 10% Cuarzo
  • 5% Caolín

Esmalte de base borácica (blanco):

Con propiedades similares a los de base plúmbica solo que eliminando el plomo y sustituyéndolo habitualmente por ácido bórico

  • 82% Frita alcalina
  • 15.5 % Estaño o silicato de zirconio
  • 2% Bentonita
  • 4% Bórax

Otras fórmulas de esmaltes cerámicos transparentes o coloreados.

Esmalte Transparente:

  • 90% Frita alcalina.
  • 3% Bentonita
  • 3% Caolín

Esmalte Verde o Turquesa:

  • 90% Frita alcalina
  • 3% Bentonita
  • 3 % Caolín
  • 3 % Oxido de cobre

Esmalte Verde o Rojo:

  • 82% Frita alcalina
  • 15 % Estaño
  • 2 % Bentoníta
  • 3 % Oxido de cobre

No obstante, el esmaltado de piezas es un proceso siempre de prueba y error. Más allá de la fórmula que apliques o el compuesto que adquieras son muchas las variables que interfieren en el resultado final, como por ejemplo la arcilla usada, la temperatura del horno durante la cocción, el proceso de elaboración, etc. Por ello, te aconsejamos siempre que hagas pruebas en pequeñas piezas hasta lograr el aspecto deseado con el compuesto ideal.